jueves, octubre 25, 2007

señales del espacio

en un estudio hecho recientemente se indicaba por orden las preocupaciones más severas que tenían los maridos cuando llegaban a casa despues de un duro día de trabajo. de la lista me interesó pertinazmente la numero 34:

*que descubra una señal, o rasguño en mi cuerpo y lo achaque a infidelidad.

Me pareció carne de entrevista en la calle y aquí les dejo las reflexiones de varios transehuntes narcotizados aún por renfe que tuvieron a bien a contestar dado que tenían dos horas libres de cola;

-pues a mi eso me pasa a menudo y no hay manera que entienda mi mujer que ser sexador de garrapatas tiene sus cosas y las muy bichas tienen mu mala leche. Así que cada noche la misma canción: donde te has hecho esto sinvergüenza...

-a mi me revisa los pies y siempre me pregunta por esas marcas que dejan los calcetines cuando te van muy apretados. no hay más remedio que mentir y inventarme una loca historia de desastres y accidentes aereos.

4 comentarios:

arda dijo...

pues mira, el tema es que ella tenga confianza en él, no?
entonces, que le haga un beso acalorado y seguro que ya no desconfía!!

Las cosas hay que tomarlas por la raiz!!

nota: y al revés? las esposas cuando llegan a casa después del trabajo??? ai, que me pongo feminista!!!!!

Pigmalión dijo...

A mi me ha sorprendido el tamaño de las garrapatas que se gastan en su tierra. Así no me extraña que se vengan abajo los túneles.

ORACLE dijo...

arda; cuando pasan los años las confianzas se agrietan...

pigmalion; buena observación!!! el hecho pasó en tarragona donde las centrales nucleares de vandellós permiten estas preciosas mutaciones

Bito dijo...

A ver como a la futura Sra. Bacas le explicó que las mordeduras de los tobillos no son de una tórrida amante sino de una estúpida perra. Interesante su post pero podría aportar soluciones.