miércoles, noviembre 22, 2006

estadisticas para no dormir

el centro de desarrollo del subconsciente por inducción (cdsi) ha cifrado esta semana que el porcentaje de acierto de calzoncillos encestados en el cubo de ropa sucia es mucho menor que el de bragas.
de la misma manera, el primero siempre se acompaña de grandes mímimicas y bozinazo final de partido de basquet lo cual resta concentración respecto al genero femenino que se limita a lanzarlas si tansiquiera mirar.
las conclusiones a que llega es que la despreocupación y desdramatización(así como el método stanilsasky) son valores positivos en la productividad.

11 comentarios:

Retrato de Dorian Gray dijo...

No sé si creerme mucho esa encuesta. Y más teniendo en cuenta las tendencias actuales... ¿Usted sabe lo difícil que es encestar con uno de esos microtangas que no pesan nada? Es mucho más fácil arrebullar el calzoncillo de media pierna, formas una pelota mucho más consistente.

oracle dijo...

dorian;debe estar usted acostumbrado a la compañia de modelos o superstars...
como dice el sr. dove la belleza is in the air...

Esther dijo...

estás como una chota Oracle

oracle dijo...

esther;eso es un piropo?????

Prich dijo...

si hablamos de calzoncillos, todo depende del tamaño... del cesto de la ropa.

oracle dijo...

prich; creo que tambien depende del continente o contenido...

Isthar dijo...

Yo creo que en relidad, el acierto estriba, en que las mujeres no necesitamos hacer demostraciones de destreza y nos limitamos a acercarnos a la cesta en sí y depositarlas dentro ;P

oracle dijo...

isthar;pero con que gracia!, con que glamour! nada de brusquedades ni falsas escenografias...

velouria dijo...

se sabe algo acerca del patrón de comportamiento de los calcetines?

velouria dijo...

antes de llegar a la lavadora y separarse para siempre, quiero decir

oracle dijo...

velouria;de allí, precisamente el conocido sindrome del calcetin ya explorado en su dia por freud. dos calcetines forzados a la centrifugación tienden inevitablemente al emparejamiento intragenero tal como el acomplamiento con unos pantalones.