miércoles, febrero 02, 2005

la adminstración ha abierto una investigación para valorar el alcance de los denominados accidentes del jubilado.
Se trata de averiguar que hay detrás de todas las muertes inicialmente por accidente que sufren esos típicos jubilados que dedican parte de su largo tiempo disponible a contemplar las construcciones en curso.
Este és un fenómeno que se viene dando desde hace muchos años y por la poca repercusión social y mediática nunca se le ha dado el valor de "epidemia" que se le ajustaría.
Algunos colectivos así como asociaciones de residencias de ancianos han denunciado repetidamente las respuestas desmesuradamente agresivas de los trabajadores de la construcción cuando los jubilados les hacen llegar sus consejos de tantos años de experiencia acumulada.
Por su parte tanto los sindicatos como la patronal niegan ninguna relación directa con estos accidentes pero sí advierte que la mayoría de los jubilados hacen caso omiso a las normas de seguridad de las construcciones y muchas veces distraen a los trabajadores con insultos y malos modos.

11 comentarios:

velouria dijo...

Definitivamente, está usted que se sale!
(no puedo parar de reir)

oracle dijo...

deje de reir y actualize el suyo de una puñetera vez que si me dieran un euro cada vez que entro para ver que hay de nuevo...

oracle dijo...

la grua el peor enemigo del jubilado. eso y la pala (el 30% de muertes son por empalamiento...bueno...que les dan con la pala...ese es el termino???? lo he visto por ahí y he pensado "ponlo")

Lou dijo...

Tengo que aprender a poner smilys de estos...

Nunca me había planteado esto... osea que los abueletes se dedican a decir cómo deben hacer su trabajo a los obreros?? Pero sí son todos inmigrantes!! Igual sería una buena iniciativa para aprender idiomas, intercambio cultural... ¿?

La feria del libro que haga lo que quiere, ¿por qué no? Se tiene que evolucionar, y si alguien lo considera interesante, adelante, amos digo yo... y la verdad es que siempre voy a la feria ¿hablamos de la de madrid? Es genial, darse un paseito, compras (siempre me pillo algún libro de letras de canciones además...) y escuchar los tambores tumbada en el césped...

Cuantas noticias peculiares!!

oracle dijo...

no me diga lou que nunca ha presenciado una de esas típicas estampas en que un par de jubilados incrustados en una obra dia y noche van increpando a los trabajadores con frases tan bonitas como:
"a ver si curramos panda de gandules" "a ese mortero le sobra agua tontolaba" "esto no va a fraguar ni mañana"
"venga hombre con un poco más de ímpetu, me hubieras visto a mi..." "oiga y aquí que van a poner???"

Just walk away Rene dijo...

En realidad todo forma parte de una confabulación de "devil women" que, hartas de ser tratadas como un objeto sexual, han creado a millones de jubilados clónicos (aunque luego son personalizados con distintos accesorios como boinas, pantalones de pana y chaquetas de lana) que se dedican a vengarlas acosando a los obreros de este modo.
No son más que los peones de este juego de ajedrez, y por tanto, las primeras víctimas.
(se desconoce quién anda detrás de los obreros pero se sospecha principalmente del Dr. Cyclops)

Foxy Von Losch dijo...

De hecho hay una empresa que está tratando de sacar al mercado los mismos complementos que se les pone a la tercera edad, para jovenas lozanas acosadas.
Éstos van de la talla 36 a la 44 y actúan como repelente ante el obrero. Varios estudios han asegurado que hay un 95% de posibilidades de pasar por una obra sin ser obscenamente piropeada.

oracle dijo...

sinceramente h creo que estos infravaloran el poder de incontinencia verbal de los trabajadores de la construcción...

I. dijo...

Yo creo que es por la demanda del mercado Sr. Oracle.

velouria dijo...

Ahora recuerdo que tenía un amigo de trabajo tan perverso...que se pasaba las mañanas en las obras...mirando a los jubilados que miraban obras (100% real).

oracle dijo...

lo dicho ya muchas veces; creame srta. velouria, esas amistades no le convienen. Un día voy a hacer un post con todas sus amistades tan peculiares...
en cuanto a su amigo, no le extrañe que sucumbiera al sindrome de estocolmo y acabara increpando a los pobres obreros. tengo que decir en honor a la verdad que yo la he siguido a usted alguna vez(no me pregunte porque, impulsos...) y la he pillado mirando obsesivamente trabajadores de parques y jardines y a basureros recogiendo bolsas...